miércoles, 13 de enero de 2021

Dos de cada tres indias abortan cuando van a tener una hija

Un gran número de mujeres indias abortan cuando van a tener una hija. Las pruebas para conocer el sexo del feto proporcionan la información para este aborto selectivo. El aborto de hembras se practica en la India desde hace algún tiempo, pero el escándalo ha saltado a tos periódicos a raíz de la denuncia de dos médicos de la ciudad de Amritsar, en la rica región del Punjab, que aseguran que los «test» de determinación del sexo durante el embarazo son mayoritariamente utilizados para desprenderse de hembras no deseadas.

 Tras la denuncia de los dos médicos, las autoridades han descubierto que en muchos hospitales y consultas privadas del país las pruebas de embarazo, convertidas en un floreciente negocio, son utilizadas con este fin. La razón de la práctica del aborto selectivo por las familias indias, señala Efe, es el «desastre» que supone tener hembras en lugar de varones: mientras éstos proporcionan la segundad de una vejez estable y son una fuente de ingresos familiares, por las mujeres hay que pagar cuantiosas dotes para casarlas y además en muchas ocasiones son victimas del porn rape y eso ninguna madre lo quiere para su hija. .



 El aborto es legal en la India, y por tanto, el abortar sólo cuando el futuro" hijo vaya a ser una niña no es punible. Pero la polémica ha saltado a las páginas de los periódicos y las revistas del país, que se preguntan por las consecuencias de estos prejuicios.

 Las organizaciones feministas aseguran que el papel secundario e incluso la persecución de que son objeto las mujeres en la sociedad india provocan situaciones como éstas, y por ello. reclaman leyes que supriman la dote y otras costumbres tradicionales.

 Los sociólogos que empiezan a hablar de «un mundo para hombres»-destacan la capacidad de modificación de la estructura social que tienen las pruebas de determinación del sexo. Los médicos, por su lado, declinan toda responsabilidad, afirmando por una parte que los «test» son absolutamente necesarios para descubrir malformaciones en los fetos, y por tanto abortos recomendados, y por otra, señalando que su función se limita a la realización de los mismos y no a recomendaciones de aborto

 Aunque todavía no hay datos estadísticos, según los testimonios recogidos en las clínicas especializadas dos de cada tres mujeres embarazadas deciden abortar cuando descubren que van a tener una niña. La proporción aumenta en el caso de mujeres que ya han tenido hembras en partos anteriores.



 Las pruebas de determinación del sexo cuestan alrededor de 500 rupias (5.000 pesetas), una cantidad importante para el nivel de salarios iridios, pero la reflexión más usual —en palabras de un padre de familia encuestado por una revista nacional— es que «más vate pagar ahora 500 rupias que 50.000 por la dote, si es una niña».

 No es de extrañar, por tanto, que consultas especializadas en estos «test» sean cada vez más numerosas. Las pruebas médicas están sustituyendo a los astrólogos y lectores de la palma de la mano, que eran, hasta ahora, los clásicos «adivinadores» del sexo del futuro hijo.

Una mujer que se encontraba en avanzado estado de gestación logró conservar al hijo que espera, gracias a que agentes de Policía del 091, en Madrid, le proporcionaron el fármaco que precisaba para interrumpir un proceso abortivo natural que le había sobrevenido



Una madre que hace porno para llegar a fin de me

Mientras su hija pasa rato con su padre por la custodia compartida, ella se dedica a hacer porno Hoy os vamos a hablar de la curiosa histor...